28/7/15

Atardecer



Estaba atardeciendo.
La luna ya se veía en todo su esplendor....
....a pesar de que el cielo todavía no se había teñido de oscuro por completo.
Desde lo alto del balcón de piedra en el que me encontraba...
....a medio camino de éste, se veía el horizonte,....
....poblado de kilómetros y kilómetros de espesa vegetación.

25/7/15

Alma impregnada de melodías

Raquel González Córcoles
Videoclip debajo.
Adoro perderme en la música.
Cuando los auriculares quedan posados sobre mis oídos.
No sólo bloqueo a éstos.
Sino a todo el mundo exterior.
Dejo que mi alma se impregne de las melodías.
De cada nota musical.
Entienda o no la letra.
Me hacen evadirme de la realidad.
Si entiendo la letra.
Perderme en ella es inevitable.
Al igual que lo es imaginarme su historia.
Llantos y lágrimas.
Amores envenenados.
Finales felices.
Amistades en peligro.
Recuerdos nostálgicos.
Sentimientos frustrados.
Despedidas inesperadas.
Obsesiones y desencantos.

23/7/15

Carrera a contrarreloj



Corría sobre el frío y duro asfalto. La oscuridad de la noche no la ayudaba a orientarse bien. Sólo podía seguir la carretera. Estaba a kilómetros del pueblo, nada era seguro ya. Únicamente podía pensar en correr. La carretera estaba flanqueada por el espeso campo. Rocas salientes emergiendo del suelo, recubiertas de musgo y un sinfín de plantas. Arbustos nublaban la visión de lo que podía haber más allá. Había algunas señales en las orillas, cuya utilidad era indicar a los coches su camino.

"Ojalá pasara alguno por aquí", pensó ella, fatigada. 

Pero realmente era una opción improbable, casi imposible. También había una cruz sobre una de las rocas. Se sujetaba sobre una pequeña plataforma y parecía estar tallada sobre la mismísima piedra. A uno de los lados también divisó un pequeño canal con apenas un poco de agua. Los kilómetros se le hacían eternos. Debía llegar al pueblo, refugiarse. Por lo tanto, necesitaba seguir corriendo. Sentía que de un momento a otro desfallecería. El pulso, acelerado más que en toda su vida, hacía que le faltara el aire. Su cuerpo estaba llegando al límite. Sin embargo, no sabía si correr en medio de la carretera, incluso siendo de noche, en aquel espacio tan abierto, era una buena opción en aquellos momentos. Sabía que estaba demasiado expuesta. ¿Y si se adentraba en el campo, en una zona lo suficientemente oscura y llena de vegetación? Podría camuflarse y esconderse. Al menos, hasta que recuperase las fuerzas.

Ignorancia

Aunque tú creas que no vales nada y que ella es una diosa o un ángel caído del cielo...
.....si la ignoras incluso porque creas que no la mereces...
.....ella sufrirá.
Derramará lágrimas innecesarias por ti....
.....sin necesidad.
Tú la amas y ella a ti.




No copies. Todos mis textos están registrados en SafeCreative y expuestos deviantART.

19/7/15

La sencillez de las gotas de lluvia

Desde la ventana del autobús que me lleva de vuelta a casa veo como llueve. Hay gotitas en el cristal. Las más gordas, impulsadas por su propio peso y la ausencia de algo en lo que apoyarse salen rodando, arrastrándose unas con otras, hasta que llegan al final de la ventana y comienzan a estancarse.

Este texto forma parte del libro "Pensamientos desastrosos". No copies.Todos mis textos están registrados en SafeCreative y expuestos deviantART.

15/7/15

Secretos

Nos amábamos.
Pero no sabía si nuestro amor perduraría para siempre.
Solo yo sabía su secreto.
No se lo contaría a nadie por miedo a que lo trataran de loco.
No quería estar solo, pero sabía que ése era su destino.
Estaría a su lado, hasta que yo ya no pudiera aguantarlo más.
Se alejaba de los demás para protegerles de lo que era.
De lo que él decía ser.

13/7/15

Carta sin destino



Debes saber que te echo de menos.
Que no puedo creer que no estés aquí.
No sé lo que eso significa.
Tal vez que no estoy en mis cabales.
O que no he asumido la situación.
Se me hace raro no estar contigo.
Todavía puedo oír tu risa.
No puede haber desaparecido tu esencia.
Porque yo todavía puedo sentirla.

6/7/15

La locura de Bianca

Modelo y cantante: Raquel González Córcoles.
Su videoclip lo dejo al final de la entrada. 


- Maldita sea, Bianca. ¡Madura de una vez!

- ¿Y si no quiero madurar?

- Ya empezamos. Siempre estás igual. Conforme te levantas de la cama empiezas a soñar despierta. Baja de la luna y pon los pies en el suelo.

- ¿Y si prefiero que mi mente viva en la luna? ¿En un mundo imaginario? ¡En un palacio! ¡Y tener una corona y un vestido de de princesa! Y ser tan hermosa que una bruja malvada, verde de envidia, me rapte y me encierre en la torre más alta de su tenebroso castillo, el cual está custodiado por un temible dragón. Y yo, llorando ya desesperada, cuando pienso que jamás podré escapar y volver a ver la luz del sol, soy presencia de un milagro. Mi príncipe azul con su brillante armadura aparece a lomos de su caballo. Mata al dragón con su afilada espada y me salva de la malvada bruja, que acaba siendo asesinada también. Y los dos viviremos felices y comeremos perdices.

1/7/15

El jardinero psicópata



Ángela se encontraba en el vestíbulo de la mansión de Sergio. Él era rico y guapo. Bueno, sus padres. Asquerosamente ricos. Y ella estaba allí, sintiéndose estúpida ante la grandeza de todo aquello.

- Éste es el jardinero, Carlos - dijo su padre -. Os enseñará todo tipo de cosas relacionadas con la botánica. Los años le han convertido en un viejo experto.

Ángela sonrió, pero cuando los ojos del jardinero se posaron intensamente en los suyos, sintió un escalofrío. El padre de Sergio volvió a hablar al jardinero, y ella pudo desviar los ojos de su rostro. Comenzó a sentir una sensación extraña. Tal vez sólo fuese su imaginación; puede que tan sólo fuera un simple cruce de miradas. Pero él parecía mirarla con incredulidad, sorpresa y... ternura, con una chispa de melancolía y nostalgia.

***

El ángel que se fue antes de tiempo



Sin duda, él era un ángel. No tenía alas. No tenía un halo de luz sobre su cabeza. No iba vestido siempre de blanco ni podía volar. Pero era un ángel. Con sus cosas buenas y sus cosas malas. Con sus defectos y sus virtudes. Porque nadie es perfecto. Era amigable, era divertido, simpático, generoso...pero también era reservado, egoísta y extremadamente orgulloso.
Aun así, era un ángel que se fue demasiado pronto. Nunca llegamos a valorar realmente lo que tenemos hasta que lo perdemos. Cuando lo tenemos, realmente lo agradecemos, pero damos por hecho que siempre estará ahí y que no se irá nunca de nuestro lado. Era un ángel. Se fue para siempre. Puede que nadie vuelva a verlo jamás. Tal vez Dios sí sepa dónde está. Quizás, alguien le hace compañía. Otro ángel. Sin duda fue un ángel. Debería seguir siéndolo, no habiendo perdido su esencia. Contra todo pronóstico y sin pruebas concluyentes, pienso que sigue estando en algún sitio. En un lugar reservado especialmente para él.


Este texto forma parte del libro "Pensamientos desastrosos".
No copies. Todos mis textos están registrados en SafeCreative y expuestos deviantART.