29/4/16

Mi propia conciencia hablándome



¡Increíble!
Esto sí que es una incomodidad plena y absoluta.
¡Qué vergüenza!
Lo que acabas de pasar es bochornoso, lo admito hasta yo, que soy tu conciencia.
Realmente humillante.
Pero tú, tranquila.
Las cosas a veces son así, no se pueden evitar. Tranquila, no sufras.
Sé que ahora sientes como si te estuviesen arrancando los pulmones, ya que te cuesta respirar. Parece como si fueras un témpano de hielo. No sabes cómo entrar en calor. Como en una cueva fría y húmeda te encuentras. Un glaciar parece haber atravesado tu pecho, congelándote el corazón. Puede ser insoportable. Buscas sin éxito la luz, y cuando encuentras un pequeño resquicio, parece desaparecer de nuevo, sumergiéndote en la más absoluta oscuridad.
La presencia de tanta y tanta gente a tu alrededor, un incesante y continuo alboroto. Sin embargo, a ti te embarga una solitaria presencia. Sólo te queda esperar. Tragarte tu orgullo. Seguro que quien se entera lo cuenta por ahí y llega a oídos de personas que te odian.
¿Y qué más da?

25/4/16

Por una blogosfera sin faltas de ortografía

Hola,

Hoy me uno a la campaña "Por una blogosfera sin faltas de ortografía" liderada por el blog "Luna Lunera (Diario de una lunática)



El objetivo de esta campaña no es más ni menos que el respeto por la escritura. Todos aquellos que tenemos un blog (y los que no lo tengan) y que escriban de forma pública cuidemos nuestra escritura. Que no cometamos faltas de ortografía.

Personalmente diré que he encontrado con otros blog, buscando reseñas de libros o que, como yo, escribe sus propias historias y las publica para compartirlas con todo el mundo de forma gratuita. Comprendo que alguna vez se dude de cómo se escribe cierta palabra o de si lleva o no acento. A mí también me ha pasado pero, precisamente por ello, echo mano de un buen diccionario (normalmente el de la RAE). Sin embargo, hay faltas imperdonables que duelen con sólo verlas. Faltas como la carencia de una "h" o el cambio de una "v" y una "b" o una "g" y una "j". 

Por esa razón me uno a esta iniciativa, para reivindicar que se cuide y trate con respeto la escritura. 

Puedes unirte a esta iniciativa, y para ello accede al enlace anterior, donde tendrás toda la información. 


Un saludo, 
María Moreno.

22/4/16

Con la mente en las nubes

Un alumno en clase
Distraído y absorto,
Que, aburrido con la lección,
se pone a mirar las musarañas.
E imagina que está sentado en la luna.
Y que se levanta y comienza a gritar y saltar.
Jugando con la fuerza de la gravedad.

Este texto forma parte del libro "Pensamientos desastrosos".

No copies.Todos mis textos están registrados en SafeCreative y expuestos deviantART.

14/4/16

Rock'n'roll



El ambiente era brutal. La música sonaba tan fuerte que hacía vibrar todo el estadio. Los oídos parecían a punto de explotarme. Éste era mi mundo. Bueno, lo sigue siendo. Y espero que así sea durante toda mi vida. Los puestos de venta no tenían precisamente una cola de gente esperando ser atendida. Todos estaban demasiado ensimismados con las piruetas que el cantante hacía sobre el escenario. Y cantando a la misma vez que él todas y cada una de las letras de las canciones. En el descanso la gente permanecía tranquila, hablando unos con otros. Sin saltar, sin cantar. Cargando las pilas de nuevas energías. Unos bebiendo, unos fumando. Muchos ni lo uno ni lo otro. Las risas se contagiaban unas a otras. Cuando el grupo reanudaba su función y comenzaba a tocar de nuevo, un ruidoso bravío inundaba el estadio. Era una locura increíble y fascinante. Deseaba formar parte de aquello para siempre. Y me prometí a mí misma que algún día, yo también me subiría a un escenario.


--- Recuerdo de Kristen ---

13/4/16

Como la vida misma: recolección de textos


LOS PEQUEÑOS DETALLES SON LOS QUE CUENTAN
La vida es sufrimiento...
....pero hay que intentar buscar la felicidad.
Es difícil, pero ahí está.
Tenemos que dejar que...
...ella no encuentre a nosotros o intentar ser feliz con lo que tenemos.
En los pequeños detalles está lo bueno.

Título original: La vida.

DE COLOR ROSA
El color de rosa que se ve en la adolescencia desaparece a partir de los veinte.

8/4/16

Cruce de destinos. Capítulo 3


Elena estaba nerviosa. Debía conducir sola hasta un pueblo perdido en medio de la nada, donde se celebraba un concierto de rock. Allí se reencontraría con sus amigos. El motivo por el que tuvo que irse sola fue porque anteriormente había tenido una reunión de estudiantes con un horario lo suficientemente tardío como para que los primeros grupos ya hubiesen tocado. Un escalofrío le recorrió toda la columna vertebral y no pudo evitar el vello erizado. Mala señal. Iba a suceder algo terrible. ¿Llovería y se cancelaría el concierto? Era raro que lloviese en verano, así que pensó otras teorías. Como por ejemplo, que se hundiera el escenario. Una noticia similar se había emitido en televisión hacía unas semanas. Estaba aterrada, pero sus amigos habían insistido. Querían animarla porque su antiguo novio y ella acababan de romper. Tenía diecinueve años y acababa de sacarse el permiso de conducir. Se atavió con unos vaqueros rotos de pitillo, una camiseta blanca de manga corta con tachuelas y unas zapatillas con suela fina.

Cuando no estaba con nadie, los recuerdos del pasado hacían mella en su mente, atormentándola y lanzándole amenazas de tristeza y nostalgia. Aquellos tiempos no estaban siendo beneficiosos para su salud mental. Sus amigos se volcaron mucho en ella. Demasiado. Natalia se había presentado voluntaria para darle consejos, Cristina para que se desahogase con ella, Nuria para que fuese su paño de lágrimas, Juan para animarle con sus bromas y Rubén para darle un abrazo y una palmadita en el hombro. Más de una vez les había pillado preocupándose, mirándola de reojo por alerta de lágrimas. Tenía que pasar de página, ya había pasado una semana.

5/4/16

Cruce de destinos. Capítulo 2

Crucededestinos banner by eldesastredemaria

El trayecto en coche hacia el piso de Aarón transcurrió en el más absoluto de los silencios. Valentina miraba por la ventanilla, dejándose llevar por la nostalgia y los recuerdos, contemplando lo que hacía años que no contemplaba. Aarón, por su parte, no apartaba la vista de la carretera aunque, inevitablemente, lanzaba alguna que otra mirada de soslayo a Valentina, quien no parecía darse cuenta a causa su embotamiento.

Ambos se sentían confusos...de una manera inexplicable.

En el aeropuerto, un simple "hola" y sendos besos en las mejillas era todo lo que había sucedido entre ellos. Tras tantos años ninguno supo cuál sería la mejor forma de romper el hielo.

— Puedes dormir en la habitación de invitados. Vivo solo, así que esa habitación suele estar casi siempre vacía.

— ¿Casi siempre? — preguntó ella.

2/4/16

La princesa muerta. Capítulo 3

Cabecera La Princesa Muerta by eldesastredemaria
El rey apareció ante aquella casucha pequeña. La miró con aprehensión y pena. Si aquello era cierto, no podía creerlo hasta que no lo viera con sus propios ojos. Llamó a la puerta y una señora menuda y entrada en carnes le abrió. Lo reconoció enseguida por las insignias y los dos guardias que le custodiaban. Ella enseguida hizo una reverencia; sin embargo, él la hizo levantarse y preguntó si podía adentrarse en aquella austera y humilde vivienda.

— Su Majestad, ¿realmente Vos querría entrar en esa pobre casa? ¿Qué espera hallar?

— Me han dicho que vive aquí una joven llamada Caterina, ¿es cierto?

— Sí, Su Majestad, es cierto. Una muchacha de cabellos dorados y ojos grises. Es dulce y encantadora. ¿De qué la conocéis?

— Si es quien yo pienso, la conozco de hace muchos años. ¿Puedo esperarla?

1/4/16

Tristeza y oscuridad

Tristeza. Eso es lo que siento ahora mismo, ya que me siento como si el mar me agarrara con sus tentáculos de agua e hiciera que me hundiera más y más. Siento que llego al fondo, no pueden sumergirme más, me han llevado al límite. No veo nada porque una profunda niebla de agua me tapa los ojos. Además me falta aire y no puedo respirar. El agua se adentra por mi boca, ahogándome. ¿Qué va a ser de mí?

No sé que voy a hacer.

Tengo que moverme, salir a la superficie. Muevo todo mi cuerpo entumecido, alzo las manos y, con un impulso, intento ascender, alejarme del fondo. Muevo mis pies, agitándolos de un lado a otro para ayudarme en mi intento de huida. Una vez más, y otra, y otra.

Veo una luz, son los rayos del sol que se filtran entre la superficie del agua. Gracias a esto sé que estoy cerca de mi objetivo. De repente, veo todo blanco, estoy acercándome: lo sé. Sin embargo, mi visión se vuelve oscura, hasta que finalmente, no veo nada.